Muerte en la alfombra roja. Appropriate Adult.

por ALVIN STRAIGHT


En Inglaterra se dan unos premios a lo mejor de la televisión. Una gala en la que suele llover y, aún así, la gente espera postrada delante de la alfombra roja para poder estar a lado de algún famoso durante unos segundos y, si acaso, gritarle algo. Guapo, te amo. Ellos posan, hacen chistes malos que traen preparados de casa y siempre hay alguno con una indumentaria fuera de tono. Ocurre en Inglaterra igual que ocurre aquí.

Desde hace varios años tengo la estúpida costumbre de gastar algún tiempo repasando la lista de nominados a los premios BAFTA. Algunas cosas las he visto, otras me suenan y de muchas no he escuchado ni hablar. Pero siempre elijo algo, casi al azar, para ver. Este año ha sido Appropriate Adult, un telefilme de dos capítulos.




Algunas veces he pensado que lo de la reciente fascinación por las series británicas es una campaña de marketing. Una muy buena. Han conseguido que nos lo creamos, que pensemos que en ese país siempre se hacen obras maestras. Algo estadísticamente imposible. No todas pueden ser maravillosas pero sí es cierto que siempre, absolutamente siempre, son inglesas. Tienen ese algo en la ambientación y esos actores que parecen sacados de la época que relata la historia. Los productos finales parecen algo que se grabó en su momento, permaneció oculto y ahora se descubre. Me atrevo a decir que esta es la puerta que abre la habitación de la fascinación. Independientemente de que las historias sean buenas o malas, más o menos interesantes y elaboradas, te dan un empujón ya en la salida. 

Appropriate Adult cumple con esto. Basada en la historia real de Fred y Rose West, un matrimonio que asesinó y torturó a varias mujeres en su casa de Gloucester desde mediados de los sesenta hasta finales de los ochenta. La historia toma el punto de vista de la “appropriate adult”, una mujer interpretada con mesura por Emily Watson y que representa una figura legal un tanto difusa. Es un asistente social, un mediador entre el acusado y la policía. Algo que no es un abogado pero que debe guardar confidencialidad.

Ella, una madre de familia inexperta, descubre los horrores a la vez que nosotros. Entre ellos a un Fred Rose interpretado por Dominic West, el agente McNulty en The Wire (llevo un tiempo escribiendo en este blog y hasta aquí he aguantado sin escribir esas dos palabras, la serie entre las series). Ese descubrimiento, esa perforación en la mente de dos personas perturbadas que abarca el primer capítulo, es maravilloso. Completo y redondo. El segundo capítulo, el del desenlace, tiene momentos más pesados y un cierre, bueno, un cierre que vosotros juzgaréis porque yo estoy bajo el paraguas, con la cámara de fotos preparada, esperando a que Robert Pattinson me firme en el pecho.



'Sospechosos Habituales' es un programa de radio especializado en televisión: análisis de actualidad, series, telenostalgia, entrevistas... La tele vista desde la radio. Los sábados de 14 a 16 horas en Libertad FM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *