El alquiler de musicales. Smash.

por ALVIN STRAIGHT



Cuando empieza Smash te preguntas en qué momento de la primera escena saldrá Geri Halliwell con su versión de “it´s raining men”. Unas mallas o un salto sin avisar y, sin embargo, lo que pasa en una habitación igual a la del videoclip es algo distinto. Quiere serlo. Me detengo en esto porque me creo que lo han hecho a propósito; se esfuerzan por decirte sutilmente que esto no va a ser cualquier musical, que ni siquiera será Glee. Es una maniobra, una declaración que perdura hasta que Debra Messing, la de Will&Grace, se pregunta por qué nadie hace nuevos musicales. Me tomo esa reflexión como la intención de toda la serie. Y eso lo aplaudo. Muy bien. Aunque también cabe la posibilidad de que esté viendo mariposas donde no las hay.

Antes de continuar voy a desvelar dos puntos clave sobre mi biografía. El primero es que no me gustan los musicales. Ni en teatro, ni en cine, ni en serie. Ninguno de esos clásicos en los que estáis pensando. Y es un castigo. Cada vez que parece que voy a hacer un amigo, en algún momento de la conversación dice Grease y yo digo no me gusta y la persona dice ah! y yo digo lo siento y esa persona dice mereces la muerte. No terminará nunca.

El segundo es que, cuando veo algo que se desarrolla en Nueva York me pongo jurado-de-talent-show. Un tanto Risto Mejide. Le exijo un NYC adecuado para la obra, una ciudad diferente. Y eso juega muy a favor o muy en contra. Quiero decir que me he tragado las dos temporadas de How to make it in America solamente porque la ciudad me gustaba. No me he puesto triste porque la cancelasen pero no hablo mal de ella. Sin embargo, CSI NY, por poner un ejemplo, ofrece una ciudad en serie, sin magia, y me pongo quisquilloso.

Bien, ahora digo que Smash es una nueva serie de NBC (estuvo colgada en Youtube para todo el mundo por error durante un día). Digo que es una serie musical sobre hacer un musical de la vida de Marilyn Monroe, donde unas chicas se pelean por ser la protagonista, Anjelica Huston tiene un papel aparentemente secundario y Steven Spielberg es el productor de la serie. Y ahora digo que, a pesar de mis condicionantes anteriores, su primer capítulo me ha entretenido. Siguen sin gustarme los musicales pero ese principio, esa promesa de ir más allá, me ha hecho mantener la expectativa. Ese Nueva York de Broadway aprueba. Me voy a tomar en serio eso de que los tres primeros capítulos son la fianza del piso; veremos si después lo alquilo.





'Sospechosos Habituales' es un programa de radio especializado en televisión: análisis de actualidad, series, telenostalgia, entrevistas... La tele vista desde la radio. Los sábados de 14 a 16 horas en Libertad FM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *