Lo que importa y La Fuga

por ALVIN STRAIGHT

Me llevó un tiempo construir la frase. Una mesa llena de datos y la papelera a reventar de borradores. Juntar el sujeto, el verbo y el predicado exactos. A Telecinco no le importa su ficción. Ese es el resultado.

Tanto esfuerzo, que después la tenía que usar en cualquier situación. -¿Va a pagar en efectivo o con tarjeta? -A Telecinco no le importa su ficción. -¿Qué le pasa a Cristiano Ronaldo? -A Telecinco no le importa su ficción. -¿Vamos a comer a un italiano? -A Telecinco no le importa su ficción. Y así. Quizás esa última pregunta tiene algún tipo de relación con la respuesta, pero no sé muy bien cual es.

La afirmación, que puede parecer gratuita, tiene una base científica. De bata blanca y probetas. Una breve visita al pasado mas reciente será suficiente; Piratas, 3×2, Homicidios o Cheers en el último año. Solo Aída se salva. Alguna de las anteriores no tuvo tiempo para aprender a hablar, otras han llegado a la adolescencia de la primera temporada moribundas. Y no estoy hablando de si eran buenas series o no (aún no), sino de una trayectoria en cuanto a datos que les pone la etiqueta de fracasos. Sobre todo en un negocio como este, donde la victoria y la derrota se evalúan en función del rival, y TVE o Antena 3 han conseguido éxitos de público.

En los despachos pueden optar por diferentes lecturas; seguir pensando que es mala suerte y que hacen unas series maravillosas, que no necesitan tocar nada y que las demás cadenas se venden mejor que ellos; o que en realidad les da igual, que no les importa porque tienen un público extenso y fiel a otros productos (que no suele dar sus opiniones en internet, eso es cierto). También está la posibilidad de pensar que los guionistas de Telecinco son tontos y los demás muy listos, pero esa no pienso ni entrar a valorarla. Espero que ellos tampoco.

Tiendo a decantarme por la segunda lectura porque en esta empresa (y en cualquier empresa), mientras los números salen nadie tiene porque arriesgarse a cambiar nada. Un poco más arriba mencionaba el negocio televisivo y al leerlo podríais haber pensado que era el único sinónimo que se me ocurría, pero no. Estaba puesto porque nos dicen que la tele va de eso, de hacer dinero, de que los anunciantes vendan mucho. Solo hay cambios importantes cuando los ingresos no son los esperados y por eso ahora Antena 3 es la cadena blanca, la de las series de calidad y el no sensacionalismo. Sentíos con la libertad de poner comillas en el lugar que más os guste de la frase anterior.


Y Entonces llegó La Fuga (antes 2055). Y Entonces pensaréis que todo el sesudo razonamiento anterior era para anticipar un cambio de rumbo. No.

Había leído hace un tiempo cosas maravillosas sobre este proyecto, cuando aún era 2055. Ahora, una vez visto ese primer capítulo que bien parecen dos fusionados, vuelve a tener protagonismo mi afirmación. La serie ambiciosa, diferente, en un ambiente futurista que pretendía hablar de más cosas que de la historia de amor de Maria Valverde vestida de Lara Croft, se ha quedado en nada. Y diréis que solo ha pasado un capítulo y tendréis razón, pero yo soy poco optimista. Me da la sensación de que hay un decálogo de cosas que creen que les funcionan y que los creadores solo tienen que disfrazar sus series como y donde pueden, sin salirse demasiado del dictado, minimizando sus elementos diferenciales. El ambiente futurista, en este caso.

Aún así, quiero destacar algo bueno de La Fuga. Sus malos. Tanto Asier Etxeandia como Luis Iglesia hacen su trabajo. Crean dos personajes con vida propia, muy por encima del resto. Supongo que a ellos no les da igual.

'Sospechosos Habituales' es un programa de radio especializado en televisión: análisis de actualidad, series, telenostalgia, entrevistas... La tele vista desde la radio. Los sábados de 14 a 16 horas en Libertad FM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *