El primer brindis. Crematorio

por ALVIN STRAIGHT


Se acerca el gorro rojo, la tía borracha sin venir a cuento y los mensajes a varios sacados de un libro de Paulo Coelho. Se acerca el comentario sobre lo mejor del año para poder empezar a puntuar el siguiente. Ya está. Ha llegado.

Probablemente lo hemos olvidado con tanto trajín pero, durante un tiempo, Crematorio era la mejor serie española de la historia. Creo que durante un mes. En abril. Después pasaron los Madrid-Barça, la protección solar y el cambio de gobierno. Todas ellas series maravillosas, por cierto. Crematorio dejó de ser el punto y aparte en la historia de la ficción nacional, el faro hacia la televisión de calidad.

Supongo que esto debería decirnos algo. Puede que se haya olvidado porque no era tan buena, por una campaña para hacer que no existía orquestada por alguna cadena de televisión rival o, simplemente, porque tenemos una patología llamada aburrimiento. Necesitamos algo más nuevo constantemente y dejamos a un lado hasta lo que es bueno.

Cuando refresco la memoria y pienso en Crematorio, la primera palabra que se me viene a la cabeza es “bonito”. Una manera diferente de hacer ficción es algo bonito; el sueño de Canal Plus de convertirse en la HBO patria también es bonito; incluso la tregua y el impulso por parte de la critica fueron algo bonito. De verdad. En abril estaba muy ilusionado con esto pero supongo que yo también me tomé demasiado en serio la Champions, la Liga y la Copa.

Pero estamos en tiempo de reflexión, además de en el de medir el diámetro de los michelines antes de lo que se nos viene encima. Eso me ha llevado a echar la vista atrás, hacer justicia y decir que Crematorio es lo mejor con apellido castellano que he visto este año. Probablemente el próximo también. Y lo es por arriesgada, por no pensar que el espectador es tonto y no quiere algo elaborado; lo es también porque tiene esencia (algo de lo que ya he hablado antes) al contar la historia de un patriarca muy nuestra. Tiene aroma y a un tal Pepe Sancho que acojona.

'Sospechosos Habituales' es un programa de radio especializado en televisión: análisis de actualidad, series, telenostalgia, entrevistas... La tele vista desde la radio. Los sábados de 14 a 16 horas en Libertad FM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *